Homenaje a Lelio Merli (1930-2015)

leliomerli Reproducimos las palabras de su hija Verónica.

“Qué les puedo decir. Nació en el 30, estuvo en la revolución del 55, Enzo Bordabehere lo tuvo entre sus brazos y de allí su vocación por la Democracia Progresista. Fue estudiante de derecho, inventor, ayudó a su padre en la industria metalúrgica, fue el hijo del medio que se quedó con el padre, gesto que el destino quiso que yo se lo pudiera traer a su vida desde Italia; una carta del abuelo Giuseppe enviada a unos primos en San Rocco al Porto, le contaba que, de sus hijos, el que más lo ayudaba era el del medio, Lelio, y que, si pudiera algún día volver a Italia, lo llevaría a él. Fue la primera vez que vi humedecerse sus ojos pequeños, hundidos, de mirada firme y dura. Fue industrial, siempre militando en las filas de la democracia progresista.

Fue incorruptible. Invencible. Sano, De dormir temprano y levantarse temprano. Sin vicio alguno salvo la pasión por la política y la economía. Seguidor en los últimos años de Roberto Lavagna, a quien se animaba a darle consejos. Fue remero. Un gran timonel del Club Regatas Rosario. Luego se dedicó varios años a probar con la actividad agropecuaria. Enseñó el oficio de frenero a Juan Carlos Torrano, padre de mi ahijada Gisela Torrano Gisela Rasta, y a Lucas Vilches, padre de mis sobrinas del corazón Caar Newells Vilches y Mar Vilches. En el campo todo lo probó, ganadería, empezó con 3 novillos y llegó a 200, estaba muy orgulloso.

Alquiló la Isla Garibaldi para darles pastaje y una de las peores inundaciones se llevó casi todo su capital, aquéllas vacas que habían hecho sacrificarnos años, hasta mi propia fiesta de 15. Probó con cerdos, y yo viví una de las experiencias más divertidas: correrlos para dárselos así los vacunaba. Ese griterío es inolvidable.Probó con colsa, avena, trigo, casi nunca tenía suerte, pero él nunca estaba fatigado. Fundó el club de Remo en 1982. Empezó a retomar la escritura periodísctica y política hace unos 15 años.

Vivió en matrimonio con mi madre 45 años. Qué persona conocedora de la historia, de la política. Era llamativo lo que sabía. Yo sólo he visto a alguien más erudito en Borges. Estos últimos años, se dedicó a hacer de todo igualmente, muy activo en el Partido, reparando cositas en casa y en otra casita, lo único que le quedó después de años de haber trabajado de sol a sol. El campo de Hernandarias lo vendió por unos pocos pesos al lindero, abogado. Pero ya no le interesaba.

Era un desapegado de lo material, al punto tal que no le interesaba ni la ropa, ni la apariencia. un verdadero asceta. Nadie muere en la víspera me dijo, y calmó mi angustia constante por los ataques de pánico de mi madre. Y así fue. Hoy es tu día Lelio, hoy no es tu víspera. Así debía ser y nada ni nadie lo podría haber manejado con más hidalguía que vos. Orgullo de ser tu única hija.”




23 queries. 0,193 seconds.